lunes, 31 de agosto de 2009

La ciencia dice que no

No, no me pidas que deje de salir con quien se me antoja cada fin.
No me pidas limitar la libertad que tanto trabajo me ha costado conseguir y aprender a manejar.
No me pidas sexo casual.
No me pidas ser complemento de lo que alguien más no te puede dar.
No me pidas exclusividad.
No me pidas el nombre de quien ayer besó mi cara.
No me pidas explicar el enorme temor que tengo a sentir.
No me pidas explayar el por qué de mis juegos.
No me pidas no temblar.
No me pidas no celar.
Ni me pidas la fidelidad que tú nunca puedes dar.

Solo aprende a estar conmigo, no me toques, no intentes besarme, más sí habla, cuéntame sobre tus ideas, tus planes y tus sentires (incluso si tienen que ver conmigo (sobre todo si tienen que ver conmigo)), y dime cómo me veo desde tus ojos. Pero no me exijas algo que no me puedes dar, no creas que con poesías, caricias nuevas y una pizca de atención voy a dejar todo para volverme asfixiante.
Ya sé que mis ideas no concuerdan con mis actos la mayor parte del tiempo, que tengo la creencia de que el sexo no está ligado al amor mas no puedo tenerlo con quien no me permite amarle; que puedo hablar sin parar sobre la limeranza aun cuando hasta hace algunos meses creí que estaría enamorada de la misma persona toda la vida.
No me pidas nada, no me entregues mucho. No me quieras con la idea de una unión para la vida, mírame como alguien que estará aquí hoy y mañana quién sabe, deja que el tiempo haga lo suyo. Y si un día (cuando dejes de jugar con todas a buscar y encontrar, y estés seguro de que no me miras con la idea fantasiosa de lo que crees que soy) sientes que me quieres... atrévete a pedirme y a exigirme, pero no me hagas promesas, seamos agua y aceite juntos en el mismo recipiente, respetando la entereza de cada uno, conscientes de que somos sustancias diferentes que necesitan su integridad para no perder su pureza... aunque... no sé... tal vez un día (quizás en otra galaxia), mi hidrofobia y tu hidrofilia puedan compartir... un enlace covalente...
Publicar un comentario